lunes, septiembre 04, 2006

Si no puedes ayudar, molesta. Lo importante es participar.

Esta me la contaron, Leti para ser mas exactos. Estaba ella atendiendo en el parque cuando se para una mina y hablando con los amigos ven un libro de Saramago.
-Ah, a mi me gusta este autor, tengo ganas de leer ese otro que tiene… como se llama? No recuerdo, algo de la sordera-dijo en una verborragia irrefrenable.
NOOOOO!!! Socorro! Una infeliz anda suelta, llamen al bobero!!! Esta debe ser sorda ella, del cerebro. Seguramente, se refería a “Ensayo sobre la ceguera” o quizás al “Ensayo sobre la lucidez” de José Saramago. Esos si son los títulos verdaderos. Es que su deficiencia le hizo pensar en otra deficiencia, valga la redundancia. Al ganador del premio Nóbel, se le ocurrirá hacer el “Ensayo sobre la idiotez”? Con casos como estos tiene mucho material, que me pida material, tengo a patadas. Se nota a las claras como a esta chica le gusta Saramago, sobre todo tomando en cuenta que recuerda tan bien el titulo de uno de sus mejores y más famosos libros. Dios le das pan a quien no tiene dientes, pero también le das lengua a los que no tienen cerebro.
QuE Hiiiiiijo de...!

3 comentarios:

Mister Satan dijo...

Che, Ichinen, andas flojo con las ANIMALADAS. Ya deberías haber publicado tu opinion sobre ese pelotudo "Cazador de cocodrilos" que de tanto romperle las bolas a la madre naturaleza terminó con una raya venenosa en el orto. Acá en el infierno me está rompiendo las bolas desde ayer con que quiere meter la cabeza dentro de la boca de Cerberus. Si sigue jodiendo se los mando de nuevo.

cucú dijo...

noto un poco exagerado tu relato, digamos que recién termino de leer otro sobre un viejo que dijo enrique III en vez de Ricardo III, y ahora esta chica q confundió sordera con ceguera, no m parece taan animalada, hay que mirar el contexto en que esas personas se encontraban. A todos nos pasa estar en las nubes, por los menos hay q reconocer q esa chica y ese anciano tenían un basto conocimiento de grandes autores y lo q es más valorable, iniciativa de leer sus obras, algo q hace tanta falta en la sociedad, la lectura. Y no de libros como los de Belen Franchese, sino de los grandes clásicos.

Ichinen dijo...

Pobre cazador de cocodrilos!
A Cucú: Puede ser perdonable la del viejo, pero si confundis ceguera con sordera, es como confundir un elefante con una aspirina. Tené cuidado la próxima vez que te duela la cabeza. Ahora, vasto va con "V" no con "B". Y no creo que el viejo buscara leer a Shakespeare, es probable que se lo hubieran encargado, debido a que no tenia ni idea. Y la otra mina no estaba interesada en Saramago, solo le hablaron de el. Esos son los lectores de contratapa como los llamo yo. Y Saramago no es del todo un clásico.