sábado, agosto 23, 2014

martes, agosto 19, 2014

Inteligencia militar es una contradicción.

Tengo un amigo, Charlie, que cubre partidos de futbol de la Nacional B, para TYC. Justo llevaba una bolsa con unos libros que había comprado. Al entrar, un policia lo para y le pregunta:
-¿Que es eso que lleva ahí?-
-Libros.-le responde simplemente.
-¿Y para que los quiere?-
Ante semejante pregunta tan estupidamente asombrosa, Charlie le responde como si estuviera hablando con Tarzán o quizá con alguien de menor coeficiente intelectual.
-Mi comprar... Papeles con letras, para yo leer.-
-¿Usted me está cargando?-le pregunta el poli, haciendo gala de un merecido puesto en el podio brutalístico de "Animaladas".
-Si.-le respondió Charlie sin dudar y con total franqueza.
El policia, algo ofendido, lo mandó con el jefe del operativo para ver si lo dejaban pasar. El susodicho jefe lo dejó pasar después de todo, y de explicar el diálogo previo, alegando que el tal cabo no era de muchas luces. Por no decir que tenía tanta chispa como un magiclick vencido.
QuE Hiiiiiijo de...!